Funsegur
Actualizado: 16/08/2022
InicioEntrevistasExperto forense asegura que hay perfiles clásicos pero que «homicidas podemos ser todos»

Experto forense asegura que hay perfiles clásicos pero que «homicidas podemos ser todos»

Experto forense asegura que hay perfiles clásicos pero que "homicidas podemos ser todos"

Experto forense asegura que hay perfiles clásicos pero que «homicidas podemos ser todos»

Vía: Europa Press

El especialista en Medicina Legal y Forense Antonio Rico García, además de jefe de Sección de Anatomía e Histopatología Forense del Instituto de Medicina Legal y Ciencias Forenses de Sevilla, ha manifestado, en relación a los criminales que se pueden ver en el cine y su verosimilitud, que hay «perfiles clásicos de personas provenientes de familias desestructuradas, con trastornos de personalidad o con una infancia difícil», pero que «homicidas podemos ser todos en un momento determinado».

No hace falta tener un perfil especial, ha asegurado en declaraciones a Europa Press este experto que participa en los cursos de verano que la Universidad Pablo de Olavide (UPO) de Sevilla con uno dedicado a ‘Investigación científico-técnica de los homicidios. Desde el lugar de los hechos hasta el laboratorio forense’.

Ha hecho mención a que hay muchos casos relacionados con el mundo del tráfico y consumo de drogas, por lo que ahí sí encontramos «personas con trastornos de personalidad y conductas relacionadas con el consumo».

Además, Rico García se ha referido a las investigaciones policiales de casos de asesinatos y homicidios para subrayar «la complicación que entrañan» y, en este sentido, se ha manifestado sobre los artículos periodísticos en los que se alude a que «la Policía trabaja, pero no consigue dar con el agresor».

Tras destacar la importancia en su oficio de médicos, criminólogos o integrantes de las Fuerzas de Seguridad, ha subrayado el importante papel de los periodistas. Ha considerado que sería «muy interesante» que también estos participaran en el curso que se está impartiendo en la UPO porque «verían la visión real en cuanto a la dificultad que entrañan este tipo de investigaciones, así como el tiempo que requieren».

Así, ha abundado en que «muchas veces hay un homicidio y al día siguiente queremos que esté detenido el agresor», pero ha asegurado que con el curso se darían cuenta de «la dificultad que entrañan las investigaciones policiales, que es al fin y al cabo para quien trabajamos». «Es muy dificultoso», ha agregado.

«Hay muchas veces que vemos que en las noticias de prensa se dice que la policía trabaja, pero no da con el agresor. Pero lo cierto es que están trabajando, trabajando y trabajando hasta que son capaces de dar con quien ha cometido un crimen», ha explicado Rico García.

En este contexto, el experto en Medicina Legal ha narrado el caso que más le ha sorprendido por la dificultad que ha tenido. Se ha referido al triple crimen de Dos Hermanas (Sevilla) del clan de los Pollino, en el que murieron la joven Sandra Capitán, de 26 años, su hija Lucía Begines, de seis, y su pareja, Yilmaz Giraz, de 54 años. Los cadáveres fueron enterrados en una fosa en 2017 en una vivienda de la localidad nazarena.

«Fue un caso complicado de investigar por parte de la Policía y a nivel tóxico-legal por la situación en la que estaban los cadáveres, que fueron enterrados en un cuarto de baño en el que les echaron hormigón encima», ha detallado Rico García, que ha subrayado que finalmente se produjeron las detenciones y las posteriores condenas.

En cuanto a la impartición en sí de este curso, dentro del programa de la UPO, el doctor ha confiado en la participación del estudiantado al «no ser un curso al uso donde solo se dan charlas, el alumno escucha y luego se va a casa, sino uno en el que todo el mundo participa, hay debate». «Ese es el éxito de este curso, que es eminentemente práctico y, sobre todo, multidisciplinar. No solo venimos médicos a dar nuestra charla, sino que somos un grupo de profesionales muy heterogéneo, todos implicados en la investigación de la muerte violenta», ha destacado.

LA PSIQUIATRÍA
Además, este año se añade la novedad de la parte psiquiátrica, que se había obviado en otros cursos y sobre la que ha mantenido que e proceso de la investigación de la muerte no puede terminar ahí «porque posteriormente el psiquiatra forense hace el estudio del agresor» y es entonces cuando entran en juego «temas de imputabilidad, aspectos acerca de si el homicidio está relacionado con el consumo de sustancias o con una patología psiquiátrica, lo cual ha interesado mucho este alo porf el debate generado», ha agregado.

La vuelta a la normalidad tras la pandemia está siendo un tema recurrente en estas primeras jornadas de cursos en Carmona y especialmente para este seminario, ya que no se habían venido realizando cursos online al abordarse casos reales que «no se pueden exponer en páginas web, al alcance de cualquiera que pueda tomar esas imágenes sin saber dónde pueden acabar». Estos cursos son, por tanto, siempre presenciales, al basarse «mucho en la iconografía» y por que «la confidencialidad de los casos tratados es absoluta». ha afirmado Rico.

Pero, además, este experto también ha tratado el tema de la violencia de género desde su campo. Ha expresado que «es tremendo» y que este tipo de homicidios «son una epidemia». Todos los años incidimos en ello y el caso que hemos expuesto en el curso es uno de violencia de género porque hay que darle visibilidad, aunque nosotros no seamos los más adecuados para resolverlo», ha aseverado.

«Nosotros podemos hacer la investigación cuando por desgracia ya ha sucedido el hecho. Esperamos que en algún momento se llegue a la resolución de todo esto, porque estamos todos implicados», ha defendido.

Compartir:
Valorar este artículo