Actualizado: 04/12/2021
InicioDestacadosSe repite la avería en uno de los dos hornos crematorios del cementerio de San José de Pamplona

Se repite la avería en uno de los dos hornos crematorios del cementerio de San José de Pamplona

Se repite la avería en uno de los dos hornos crematorios del cementerio de San José de Pamplona

El pasado viernes 12 de noviembre se produjo una nueva avería en uno de los dos hornos crematorios del cementerio San José de Pamplona. Por ello el número de incineraciones diarias ha quedado reducido a cuatro.

Como la normativa exige dar sepultura a los cuerpos en el plazo de 48 horas, los familiares de los fallecidos tienen que  trasladar los cuerpos a otros hornos crematorios como: Estella, Caparroso, Bera y Tudela. El cementerio de San José funciona con un sistema informático con el que las funerarias reservan las horas de cremación disponibles. Una vez que se ha cubierto el cupo, ahora son 4 por día, es necesario recurrir a otros hornos crematorios.

El área de Urbanismo del Ayuntamiento de Pamplona señaló el martes 16 que “se está efectuando una valoración, por parte de los técnicos, de los desperfectos ocasionados en el horno para proceder, al restablecimiento del servicio pleno lo antes posible”.

El 20 de diciembre está previsto poner en marcha el nuevo incinerador, con mayor capacidad que los actuales, y hasta entonces sólo funcionará el segundo horno crematorio que alberga hasta cuatro cadáveres al día. Los dos hornos del cementerio de San José datan de 1997 y 2003.

 Hace cinco años, el Ayuntamiento de Pamplona tuvo que corregir varias deficiencias en los hornos crematorios relacionadas con el control de la combustión que exigió el Servicio de Calidad Ambiental del Gobierno de Navarra como actividad potencialmente contaminadora de la atmósfera.

Las familias deberán afrontar un sobrecoste de unos 600 euros. El servicio municipal de Pamplona es con diferencia el más barato (242 euros sin IVA, por ser una tasa), frente a los 400 euros más el 21% de IVA de las instalaciones privadas. Más los gastos de traslado.

Compartir:
Valorar este artículo