Actualizado: 10/07/2020
InicioInternacionalEl estrés de los servicios funerarios de Barranquilla se debe al número de muertes por coronavirus

El estrés de los servicios funerarios de Barranquilla se debe al número de muertes por coronavirus

El estrés de los servicios funerarios de Barranquilla se debe al número de muertes por coronavirus

Barranquilla es la ciudad de Colombia que hasta la fecha tiene el mayor número de fallecimientos por COVID-19, emergencia que ha puesto a prueba la capacidad de los servicios funerarios.

Al terminar mayo las cifras del departamento del Atlántico, del que Barranquilla es capital, estaban cerca al promedio nacional de muertes por coronavirus, pero en junio los decesos se multiplicaron por seis, al pasar de 165 a 1.064, tendencia similar a la de los contagios, que en un mes se incrementaron de 3.933 a 22.049.

Según las autoridades de Barranquilla, antes de la pandemia se realizaban diariamente entre 35 y 40 funerales en promedio, pero con el aumento de muertes por COVID-19 esa cifra se ha elevado a más de 80 diarios.

Según indagaciones de la Personería (Ministerio Público), ante la gran cantidad de fallecidos las funerarias y las Empresas Prestadoras de Salud (EPS) están desbordadas de procesos, lo que dificultado las respuestas oportunas a los usuarios.

El delegado para temas de salud, Wilson Llanos, manifestó a Efe que son muchas las quejas que han recibido y que hay días en que en las clínicas y hospitales de la ciudad ocurren hasta 60 fallecimientos, sin contar las defunciones en las viviendas.

“Calculamos que solo el 30 % de los fallecimientos que están ocurriendo en la ciudad son por causas diferentes al COVID-19, pero como (el caso) llegue a ser sospechoso hay que hacer los exámenes correspondientes para descartarlo y eso representa otro atraso”, indicó el funcionario.

En Barranquilla y su área metropolitana hay cuatro funerarias que tienen hornos crematorios con capacidad para procesar en total 32 cadáveres cada 24 horas. Además, en el Cementerio Universal la Alcaldía dispuso un contenedor refrigerado para almacenar hasta 70 cadáveres.

PROTOCOLO DE MANEJO DE CADÁVERES
“Cuando fallece alguien, el primer paso es comunicar al centro regulador de urgencias y emergencias (…) y si es por COVID-19 se hace un primer embalaje y (se expide) el certificado de defunción. La funeraria hace un segundo embalaje y se lo lleva al cementerio para inhumarlo o cremarlo”, indicó Vásquez.

En cuanto a la capacidad de los cementerios, respondió que “está lejos de ser copada porque se están construyendo nuevas bóvedas y además se están haciendo las exhumaciones de ley con los cuerpos que ya llevan más de cuatro años”.

Sin embargo, el funcionario reconoció que “se han presentado retrasos para la recogida de los cuerpos”, por lo que han tenido que llamar la atención a las funerarias.

Compartir:
Valorar este artículo