Actualizado: 26/09/2020
InicioEmpresasEl Ayuntamiento de Bilbao ha finalizado el plan de conservación de panteones, monumentos y tumbas

El Ayuntamiento de Bilbao ha finalizado el plan de conservación de panteones, monumentos y tumbas

El Ayuntamiento de Bilbao ha finalizado el plan de conservación de panteones, monumentos y tumbas

El Ayuntamiento de Bilbao ha llevado a cabo un plan de conservación en el Cementerio de Bilbao mediante intervenciones básicas en 36 piezas con el fin de mejorar su aspecto y preservar el patrimonio.

Las labores, enmarcadas en el Plan de Empleo Joven 2018-2019, se han centrado en la intervención de 5 monumentos, 2 grandes panteones, 20 panteones y 9 sepulturas, todas piezas artísticas de relevancia, para frenar su deterioro y garantizar su mantenimiento.

Previamente a la intervención, se ha llevado a cabo un estudio sobre el estado de conservación de los conjuntos con el que poder concluir tanto la urgencia de cada uno, como los materiales, productos y herramientas necesarias para proceder a la misma. Con ello, se ha logrado tanto realizar un primer “reconocimiento” como toda una labor de identificación mediante fichas técnicas y fotografías.

Los trabajos han estado más enfocados a intervenciones básicas para asegurar la preservación del patrimonio que a la restauración en sí. De este modo, dichas labores han consistido en limpiezas para eliminar la capa superficial de suciedad acumulada, aplicación de mortero, adhesivo y consolidante y la aplicación de biocida con la intención de paliar la aparición de líquenes y otro tipo de microorganismos dañinos para el soporte pétreo.

Cada actuación ha quedado recogida en fichas independientes que juntas constituyen toda una memoria reciente del trabajo realizado en el Cementerio de Bilbao.

Los conjuntos a intervenir han sido previamente seleccionados por la dirección del Cementerio, de entre aquellos que son propiedad del Ayuntamiento y significados por su interés artístico. Las tareas a desarrollar han estado dirigidas a evitar o corregir los efectos de la exposición de las piezas a la erosión y a los agentes climatológicos que han originado el deterioro de las mismas y la pérdida de su aspecto original.

Durante los procesos de conservación, se han llevado a cabo labores de limpieza, consolidación, eliminación de todo tipo de vegetaciones (líquenes, musgos, plantas, etc.) que, aun sin ser perceptibles a simple vista, han sido imprescindibles para “sanear” los elementos tratados, y crucial para procurar un estado más saludable a cada elemento.

Compartir:
Valorar este artículo