Actualizado: 20/07/2019
InicioNoticiasCiudad Rodrigo aprobará la modificación del PGOU para contemplar la figura del uso sanitario mortuorio

Ciudad Rodrigo aprobará la modificación del PGOU para contemplar la figura del uso sanitario mortuorio

Ciudad Rodrigo aprobará la modificación del PGOU para contemplar la figura del uso sanitario mortuorio

Vía: N. Castilla

El Ayuntamiento de Ciudad Rodrigo (provincia de Salamanca) aprobará en el último pleno, la modificación concreta del Plan General de Ordenación Urbana (PGOU) para introducir la figura del uso sanitario mortuorio, hasta ahora inexistente.

El próximo jueves será el momento da aprobar esta modificación que se ha retrasado durante meses. La medida contará, en principio, con los apoyos de PSOE, IU y PP y la abstención de Ciudadanos.

El redactado de la modificación contemplará los términos propuestos en el voto particular de Izquierda Unida que entendió que con la propuesta inicial de Urbanismo se abría la puerta a la construcción de crematorios en cualquier parte de Ciudad Rodrigo, por lo que estimaron la necesidad de utilizar esa fórmula concreta y frenarlo.

IU decía que no se podían hacer crematorios en ninguna zona residencial de la ciudad ni aquellas colindantes a residenciales y se fijaban una serie de metros. Finalmente, la aprobación se hará en esos términos.

El concejal de Obras y Urbanismo, Joaquín Pellicer, recordó que existen dos informes, uno técnico y otro jurídico sobre esa modificación y que «informan favorablemente a que se apruebe la modificación puntual de acuerdo al voto particular presentado por Izquierda Unida en el pleno correspondiente y que salió adelante con el apoyo del Partido Popular».

Desde Izquierda Unida, Domingo Benito, también incidió en que las alegaciones presentadas, tres en concreto, también habían sido respondidas por el equipo redactor e insistió en ese mismo asunto del informe técnico en el que se indica que «debe aprobarse definitivamente la modificación incorporando la propuesta de voto particular y desestimarse las alegaciones».

Compartir:
Valorar este artículo