Actualizado: 18/11/2017
InicioCuriosidadesEl párroco de Albeos cierra el cementerio para concienciar que hay que cuidarlo y pagar la tasa

El párroco de Albeos cierra el cementerio para concienciar que hay que cuidarlo y pagar la tasa

El párroco de Albeos cierra el cementerio para concienciar que hay que cuidarlo y pagar la tasa

Vía: F.V.

El cementerio parroquial de Albeos, en el Concello de Crecente, (provincia de Pontevedra) los vecinos están muy molestos con su párroco, Luis Manuel González, ya que ha decidido, desde el pasado domingo 29 de octubre, cerrar el cementerio parroquial en una semana de gran afluencia por la festividad de Todos los Santos.

Los candados los colocó como medida para exigir a los concesionarios de los nichos que cuiden el cementerio durante todo el año. Una decisión que él mismo califica como “drástica” después de llevar dos años solicitando a los dueños de los panteones que cerrasen los nichos y los ceniceros, para mantener el camposanto en buenas condiciones y sobre todo por una cuestión de salubridad.

El párroco advierte que al estar abiertos, cuando llueve el agua entra en las bocas y se filtra a los panteones. “Yo soy el responsable del cementerio, de hacer cumplir el reglamento de cementerios parroquiales y es mi obligación velar por su buen estado”, explica el sacerdote.

También reconoce que con esta medida “es posible que paguen justos por pecadores” pero asegura contar con el apoyo de la mayoría de los feligreses porque entiende que “a los difuntos hay que cuidarlos todo el año y no solo en estas fechas”.

El párroco pretende reabrir el cementerio el próximo viernes 3
Con esta medida, el sacerdote también quiere exigir a todos los propietarios que paguen la tasa de mantenimiento del cementerio que se ha fijado en 3 euros al año por nicho y 5 euros por sepultura.

La medida ha cogido por sorpresa a numerosos visitantes del cementerio estos días. El Obispado respeta la postura del párroco y califica su decisión de «pedagógica». Pese a la indignación general, algunos vecinos defendían el martes la decisión tomada por el párroco.

Compartir:
Valorar este artículo