Actualizado: 13/12/2017
InicioNoticiasDesbloquean el polémico plan para ampliar el cementerio de Cerqueda

Desbloquean el polémico plan para ampliar el cementerio de Cerqueda

Desbloquean el polémico plan para ampliar el cementerio de Cerqueda

Vía: T. Longueira / La Voz de Galicia

Malpica de Bergantiños (La Coruña). Tras más de siete años de tiras y aflojas, de tensiones entre vecinos de Cerqueda y el Arzobispado, de entrega de 800 firmas por parte de la asociación Monte d’Arxa, de una amenaza para hacer un camposanto propio al margen de la Iglesia si no se tenía en cuenta la opinión de los residentes y de fuertes discrepancias entre las empresas interesadas, el polémico proyecto de ampliación del cementerio de Cerqueda ha quedado finalmente desbloqueado.

El Concello de Malpica ha dado luz verde, mediante una resolución de la junta de gobierno local, a la licencia para acometer las obras, que comenzarán «de forma inminente», según señaló esta semana el alcalde, Eduardo Parga Veiga. El plan de trabajo consistirá en la construcción de 72 panteones, con tres nichos y un cenicero cada uno. El proyecto se lo repartirán finalmente dos empresas. Gumersindo Rey y José Bardanca.

El primero construirá 40 sepulturas, y el segundo, 32. El plan de trabajo será único, según explicó el regidor, toda vez que la licencia concedida «é única». Esta ampliación se efectuará de forma íntegra en el interior del actual recinto y cada panteón tendrá un precio unitario que oscilará entre los 5.800 y los 5.900 euros, salvo que haya modificaciones puntuales. Por parte de Gumersindo Rey, hay lista de espera. Tal es la demanda existente que cada peticionario solo puede comprar un panteón.

Con este acuerdo quedan atrás años de polémica, que arrancaron cuando dos empresas se disputaron las obras de ampliación, creando listas paralelas de peticionarios y proyectos paralelos que nada tenían que ver el uno con el otro. El punto álgido de toda esta trifulca se produjo en octubre del 2012 cuando en una asamblea general celebrada en As Pozacas los vecinos avalaron el proyecto presentado por aquel entonces por Vitureira Bouzas (que ahora lleva Gumersindo Rey), que ganó de calle al amparo por el entonces párroco Luis Varela y el empresario José Bardanca.

El Arzobispado decidó entonces tomar cartas en el asunto. Apartó al sacerdote Luis Varela de las negociaciones y obligó a las empresas a reiniciar los trámites y a confeccionar nuevas listas de demandantes. Entre medias, Monte d’Arxa amenazó con promover su propio camposanto si la Iglesia no tenía en cuenta los intereses vecinales. Esta pasada primavera se alcanzó un principio de acuerdo para que Gumersindo Rey (en sustitución de Vitureira Bouzas) y José Bardanca lleven a cabo las obras de ampliación.

Compartir:
Valorar este artículo