Actualizado: 17/09/2021
InicioNoticiasEl cementerio de Carballiño, con lista de espera para adquirir nichos

El cementerio de Carballiño, con lista de espera para adquirir nichos

El cementerio de Carballiño, con lista de espera para adquirir nichos

Vía: La Región

La villa de Carballiño (provincia de Orense) necesita un cementerio ya que en estos momentos no dispone de ningún espacio para la construcción de nuevos panteones pese a la importante demanda que existe, según constata el párroco, José Benito Sieiro.

Ese es el motivo de que la Corporación municipal abordara hace varias semanas esta problemática, a raíz de una propuesta del concejal de Alternativa Veciñal, Bernardo García. Con tal motivo, cumpliendo con el acuerdo relativo a la necesidad de ampliar el actual cementerio o construir uno nuevo, el alcalde socialista, Francisco Fumega, inició en estos días las negociaciones con al menos uno de los dos propietarios de terrenos colindantes con el camposanto ubicado en Señorín.

Francisco Fumega declaró que el Concello opta por la vía más sencilla que es la de realizar una ampliación, para la que pretende adquirir en torno a 1.000 metros cuadrados. Aunque el actual recinto es parroquial, el nuevo espacio habilitado será civil por cuyo motivo las autoridades municipales deberán decidir la forma de gestión, en el caso de que lleguen a un acuerdo de compra de los terrenos para su construcción. Será el primer cementerio civil de Carballiño, ya que tanto el de Señorín como los de las distintas localidades del rural son parroquiales.

En el 2013 se vendían los últimos panteones disponibles, correspondientes a la ampliación que se ponía en marcha hace aproximadamente 25 años. Desde entonces, los feligreses de la parroquia carballiñesa se van arreglando como pueden para dar sepultura a sus familiares. Son muchos los que recurren a cementerios de localidades del rural de las que son originarios o lo fueron sus antepasados, otros optan por la incineración.

También existe un terreno sin panteones que se usa como sepultura y que utilizan fundamentalmente los extranjeros. Además, existe la posibilidad de la compra-venta cuando hay propietarios que no tienen previsto utilizar los nichos. El precio es de 3.200 euros, regulado por el Obispado.

La última ampliación, realizada hace aproximadamente 25 años, se llevó a cabo en terrenos de un particular. El propietario se encargó de hacer el cierre y vendía las parcelas directamente a los compradores que se encargaban de construir sus respectivos panteones y acondicionar las calles, lo que suponía un coste aproximado de 3.200 euros, que es el que se mantiene en la actualidad. Inicialmente, estaban en proyecto 507 panteones, con tres nichos a la vista y uno bajo tierra, pero Patrimonio obligó a modificar el proyecto, ampliando las calles y reduciendo el número a algo más de 400.

Compartir:
Valorar este artículo