Actualizado: 18/10/2021
InicioNoticiasEl nuevo tanatorio de San Pedro sigue cerrado a la espera de que se adecue la pasarela de acceso

El nuevo tanatorio de San Pedro sigue cerrado a la espera de que se adecue la pasarela de acceso

El nuevo tanatorio de San Pedro sigue cerrado a la espera de que se adecue la pasarela de acceso

Vía: La Opinión de Málaga

El nuevo tanatorio de San Pedro Alcántara, (provincia de Málaga) continúa cerrado a la espera de que la concesionaria de los cementerios del término municipal, la empresa Parque Cementerio Marbella S. L., adecue la pasarela de acceso a la entrada principal, ya que la construida no cumple con la normativa, según indicó a La Opinión de Málaga el teniente de alcalde de San Pedro, Rafael Piña.

Las obras finalizaron el pasado mes de abril
El teniente de alcalde de San Pedro Alcántara destacó que la ley marca que las rampas deben tener un descansillo cada nueve metros, algo que no sucede en la actual pasarela, que cuenta con largos pasillos, por lo que subrayó que «sí puede ser una rampa de salida de emergencia, pero nunca una rampa de acceso».

En este sentido, Rafael Piña señaló que el ayuntamiento está en conversaciones con la concesionaria y con los técnicos para adecuarlo todo y que se agilicen las cambios con el fin de abrir lo antes posible el nuevo tanatorio, que contará con tres salas y cuyo interior «está perfectamente», según el teniente de alcalde.

Piña recordó que en la época del PP, cuando se otorgó la concesión, el anterior equipo de gobierno se comprometió con los vecinos de la calle Buganvilla, aledaña al cementerio, y por extensión al nuevo tanatorio, «que por ahí no era la entrada principal», motivo por el cual el acceso se ha construido por la parte trasera, justo en la explanada donde se monta todos los jueves el mercadillo, a través de una rampa que sortea una arboleda.

Además, el teniente de alcalde de San Pedro Alcántara recordó el compromiso del Ejecutivo local con los vecinos para realizar una serie de reformas en la calle Buganvilla, como la instalación de una barrera de entrada para limitar el paso, el asfaltado de la vía o la construcción de un muro, para lo que hay que modificar los parámetros del proyecto que resultó ganador en la licitación y que cuadren los números.

Para ello, explicó que los vecinos solicitaron cambiar los adoquines de la calle por asfalto, que es más barato, y poder así sufragar el resto de las reformas, unas obras que según apuntó competen al ayuntamiento y que al cambiar el proyecto «hay que valorarlo económicamente con informes urbanísticos y técnicos que compensan una cosa con la otra. Y en eso se está trabajando».

Compartir:
Valorar este artículo