Actualizado: 29/10/2020
InicioNoticiasAdolescentes se citan a través de Internet para practican un juego satánico en los cementerios

Adolescentes se citan a través de Internet para practican un juego satánico en los cementerios

Adolescentes se citan a través de Internet para practican un juego satánico en los cementerios

Vía: El Tribuno

Entre adolescentes de colegios secundarios de Argentina, causa furor un juego que practican en cementerios y que difunden por las redes sociales. Se lo conoce como “Juego de tumbas” y obliga a concurrir en grupo a cementerios para realizar rituales frente a lápidas de los nichos y tumbas.

El sacerdote Manuel Acuña, reconocido por su labor como exorcista afirmaba, “estamos ante una nueva etapa en la estrategia de personas que practican el satanismo, utilizando para su difusión y propagación las redes sociales, sobre todo Facebook, logrando captar a chicos de colegios secundarios”.

El religioso indicó que en el mes de marzo tuvo que intervenir en su iglesia de la localidad porque seis adolescentes, todas mujeres, que habían conocido el “Juego de las tumbas” en Internet lo practicaban. Afirmó que las jóvenes “en ese mismo momento, tuvieron consecuencias físicas”. “Se asustaron, quemaron el texto, pero el horror siguió varios meses después. Sus familias probaron de todo, hasta que finalmente les realizamos un exorcismo”, dijo Acuña.

Con el llamado juego de tumbas lo que ocurre es que resulta muchísimo más peligroso para quienes lo practican. Es como un segundo nivel en la escala del satanismo, y aseguró que “por eso en los grupos cerrados de Facebook seducen a jugadores de entre 13 y 17 años”.

“Estamos recibiendo consultas de familias de todo el país. La semana pasada, vino un matrimonio con un hijo provenientes de los Estados Unidos”, dijo Acuña. El año pasado se conocieron detalles de otro juego satánico, llamado “Charly, Charly”, en el que se convoca a espíritus, y se extendió de manera alarmante en las escuelas primarias. El problema fue importante, derivando en la intervención de los gabinetes pedagógicos de las instituciones, que reportaron decenas de casos de crisis nerviosas, ataques de pánico y convulsiones pese a que todo tiene una explicación científica.

Compartir:
Valorar este artículo