Actualizado: 20/10/2018
InicioNoticiasEl tanatorio de León no dispondrá de vigilante nocturno desde las 10 de la noche a las 7 de la mañana

El tanatorio de León no dispondrá de vigilante nocturno desde las 10 de la noche a las 7 de la mañana

El tanatorio de León no dispondrá de vigilante nocturno desde las 10 de la noche a las 7 de la mañana

Vía: León noticias

El Partido Autonomista Leonés – Unidad Leonesista (PAL-UL) recuerda que a partir del día 15 de octubre de 2015, el tanatorio de León no estará custodiado ni protegido por un vigilante nocturno, dejando a los fallecidos desde las 10 de la noche hasta las 7 de la mañana más aislados y desprotegidos que si se encontraren depositados en el propio cementerio.

A juicio de la formación, es penoso y patético que las políticas restrictivas municipales lleguen hasta éste servicio público que seguramente sea uno de los de mayor rentabilidad “desgraciadamente por ser León una ciudad muy envejecida”.

Esta medida provoca la eliminación de la custodia de los difuntos y la vigilancia de las instalaciones municipales ante posibles incidencias; dejando de atenderse las llamadas que se puedan realizar para comunicar un fallecimiento natural o accidental e informar a los familiares de todos los requisitos que precisen; no se recibirán a los familiares que acudan al Tanatorio a cualquier hora de la noche en situaciones tan desagradables y dolorosas como es el fallecimiento de un familiar o amigo. Además, las llamadas nocturnas se atenderán desde Barcelona.

La formación asegura que la comunicación se ha cursado a los dos vigilantes nocturnos que se turnan para el citado servicio pero la “cobardía de los responsables políticos del Ayuntamiento es tan grande” que no dan explicaciones a la ciudadanía leonesa del porqué de esa eliminación del Servicio Público nocturno.

“La insensibilidad de ésta decisión política les impide valorar el consuelo y la cercanía que para las familias supone que si acuden al Tanatorio y llaman a la puerta a cualquier hora de la noche, alguien pueda abrirles y recibirles, sin que tengan que permanecer al intemperie de la noche durante 30 minutos o tiempo superior hasta que llegue alguien que está de guardia en su domicilio y tenga que acudir para tal fin”.

Compartir:
Valorar este artículo