Actualizado: 29/07/2021
InicioNoticiasAumenta la demanda de urnas en Estados Unidos, obligando a crear nuevas tendencias y diseños

Aumenta la demanda de urnas en Estados Unidos, obligando a crear nuevas tendencias y diseños

Aumenta la demanda de urnas en Estados Unidos, obligando a crear nuevas tendencias y diseños

Vía: Allen G. Breed / La Voz

Las cremaciones en Estados Unidos se ha triplicado desde 1985 para sumar cerca del 44% de todas las “tendencias”, según la Asociación de Incineración de Norteamérica. Con las familias cada vez más nómadas, la organización anticipa que la cifra crecerá a 55% en la próxima década.

Y mientras aumenten las incineraciones, más gente buscará urnas que, bueno, no parezcan urnas. “Al menos uno de cada cinco estadounidenses tiene una urna en su casa”, dijo Robin Simonton, directora ejecutiva del histórico Cementerio de Oakwood en Raleigh. “Y si uno va a poner a alguien sobre su manto, uno quiere que se vea bien”.

El 19 de abril, Oakwood albergará la primera edición de Urn Art & Garden Faire, una competencia de urnas fúnebres que ha atraído a participantes de distintas partes del país. Aunque la idea de un concurso nacional de urnas ha causado algo de sorpresa, Simonton piensa que es una manera apropiada de reconocer esta tendencia de “personalización de la muerte”.

Algunos han llevado esto al extremo.
Foreverence, una compañía de productos funerarios en Eden Prairie, Minnesota, (EE.UU) usa impresiones en 3D para permitir que sus clientes diseñen urnas en formas de un instrumento musical o automóvil favorito, e incluso el busto del fallecido. Para la familia del guitarrista de Devo Bob Casale, la compañía creó una urna en forma de “The Energy Dome”, el emblemático sombrero escalonado de la banda de pop electrónico y new wave.

Oakwood ha recibido más de dos docenas de inscripciones, con urnas hechas en madera, cerámica, tela y hasta largas agujas de pino de Carolina del Norte. La urna más lejana proviene de Wyoming. Hecha de cuero grabado, incluye la imagen de un indio guerrero americano desplomado en la montura y las palabras: “Un caballo que todos montaremos algún día”.

Jason Van Duyn comenzó a hacer urnas hace un par de años tras leer un artículo sobre un carpintero que dedicaba tiempo como voluntario a hacer recipientes para veteranos de guerra cuyos restos llegaban a casa en cajas de cartón. Se fijó en lo que había en el mercado y no quedó impresionado.

El tornero de Raleigh trabaja casi exclusivamente con árboles que han muerto naturalmente, aprovechando las imperfecciones de la madera. Los precios de sus urnas van de 300 dólares (276,00 €) por una pieza de 70 pulgadas cúbicas (1147,1 cm) hecha de un tocón de cerezo negro a 5.200 dólares (4.787,00 €) por una urna doble de 450 pulgadas cúbicas (7374,2cm), para “compañeros”, hecha en nudo de arce rojo.

Compartir:
Valorar este artículo