Actualizado: 02/12/2021
InicioNoticiasEl arzobispado de Zaragoza baraja la posibilidad de suspender las misas funeral en el cementerio de Torrero

El arzobispado de Zaragoza baraja la posibilidad de suspender las misas funeral en el cementerio de Torrero

El arzobispado de Zaragoza baraja la posibilidad de suspender las misas funeral en el cementerio de Torrero

Vía: Periódico Aragón

La posible supresión de las misas de funeral en el cementerio de Torrero que, según algunos vicarios, baraja el arzobispado ha sorprendido a todos los agentes implicados en el negocio funerario de la capital aragonesa. Aunque al parecer la medida saldría desde el propio Arzobispado de Zaragoza, ni los responsables de parroquias próximas al camposanto, ni la gestora de las instalaciones (Serfutosa), ni el Ayuntamiento de Zaragoza tienen constancia de que se quieran derivar los oficios a las parroquias de los finados. La noticia cayó como un jarro de agua fría, sobre todo en el ámbito eclesiástico, donde ni siquiera el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, parecía conocer de qué trataba el asunto.

Manuel Gracia, responsable de la gestora del cementerio (Serfutosa), aseguró que la noticia publicada por El Periódico les “cogió a todos por sorpresa” e inició rápidamente una ronda de contactos para conocer el estado de esta medida, al parecer, tramitada unilateralmente por el arzobispado. “Ninguno de los sacerdotes que se acercaron ayer a oficiar sabían nada”, explicó. Ni siquiera Paco Chueca, el vicario de la zona de Torrero –donde está inscrito el cementerio–, conocía esta decisión. De hecho, Chueca aseguró a Gracia que en el consejo que todos los lunes tienen los vicarios con el arzobispo de Zaragoza, Vicente Jiménez, no se ha tratado este tema, pero le confesó que en la próxima reunión lo pondrá encima de la mesa.

Convenio firmado entre las partes
El convenio firmado entre la gestora de Torrero, el Ayuntamiento de Zaragoza y el Arzobispado de Zaragoza por el que la institución eclesiástica provee de sacerdotes al camposanto y estos reciben una compensación por parte de las funerarias, no ha expirado. Se trata de un acuerdo sin fecha de caducidad, sobre el que cada año se revisan los precios. “El acuerdo terminará el día que alguien determine que no se sigue”, apuntó Gracia, que se mostró “preocupado” por la noticia.

Otro colectivo que se vería afectado si se retiran los sepelios de Torrero serían las funerarias. Manuel Gracia apuntó que el jueves ya recibieron varias llamadas preguntando por el nuevo modelo de gestión de los funerales. Algunas empresas consultadas aseguraron que la supresión de estas misas y la fragmentación de los servicios es “volver 40 años atrás”, ya que la opción de que se oficie el funeral en la parroquia del fallecido siempre se oferta a los familiares.

Además, subrayaron que “será imposible poner de acuerdo a todos los agentes que participan en el proceso funerario”, ya que los curas de las parroquias deberían adaptarse a los horarios del camposanto y, sobre todo, a los de los enterradores del consistorio, que tendrían que estar esperando “a pie de nicho” a que llegase el féretro y los acompañantes desde la otra punta de la ciudad.

Algunas de estas funerarias “no entienden el porqué” de la medida y elucubran con una posible intención del arzobispado de aumentar los beneficios, obteniendo también el dinero del alquiler de las instalaciones. En la actualidad, la diócesis solo percibe una cuantía por los servicios del sacerdote, mientras que Serfutosa cobra el uso de las instalaciones.

En el mismo camposanto las reacciones eran unánimes: los ciudadanos rechazan el posible cambio ya que celebrar el funeral en el lugar del velatorio y el entierro es más cómodo y además se dispone de aparcamiento. En Zaragoza, los otros dos tanatorios privados ya realizan los oficios fuera de sus instalaciones.

Compartir:
Valorar este artículo