Actualizado: 19/06/2021
InicioNoticias“El horno crematorio de Pola de Siero cumple con toda la normativa medioambiental y urbanística”

“El horno crematorio de Pola de Siero cumple con toda la normativa medioambiental y urbanística”

“El horno crematorio de Pola de Siero cumple con toda la normativa medioambiental y urbanística”

Vía: El Comercio

«El proyecto del horno crematorio de Pola de Siero cumple con toda la normativa medioambiental y urbanística y pensamos que el municipio saldrá ganando con este servicio». El empresario Pedro Meana, representante de Funeraria Meana -impulsora del polémico equipamiento-, declaró el pasado domingo a el diario El comercio, que entiende que el proyecto pueda generar cierta controversia entre la población, pero puntualizó que algunas de las opiniones contrarias, como la referente a que no se guardan las distancias mínimas, «están completamente equivocadas».

La distancia existente entre el crematorio -que se pretende ubicar en la misma parcela del actual tanatorio de Meana, a las afueras de la villa- con las viviendas del entorno y los diferentes equipamientos públicos fue uno de los argumentos esgrimidos por la Coordinadora Ecoloxista d’Asturies en el escrito de alegaciones que presentó en el Ayuntamiento de Siero.

Según afirma Meana, esa distancia mínima estaba recogida en una ley de Policía Mortuaria del año 1974, «que está ya derogada». Con posterioridad, cada comunidad autónoma desarrolló su propio reglamento -el del Principado data de 1998-, donde se suprimen esas distancias obligatorias. «En el preámbulo del reglamento del 98 se dice que deroga la ley del 74», reiteró.

Meana añadió que si la distancia mínima fuera la que reclaman los ecologistas, «habría que tirar todos los crematorios que hay en Asturias». Y puso los ejemplos de Pravia, cuyo horno está más cerca de la población que el proyectado en La Pola, o Gijón «con cuatro hornos cerca de un hospital».

Catorce hornos en Asturias

El empresario subrayó que Asturias cuenta en este momento con catorce hornos crematorios, al que se le añadirá otro previsto en Luanco, y que varios de ellos se encuentran enclavados en lugares mucho más pequeños que la capital de Pola de Siero como Sotrondio, Pravia o Jarrio. «Siero no puede quedarse a la retaguardia y es un poco absurdo y una incomodidad que los vecinos sigan teniendo que desplazarse a otros concejos para una incineración; creo que estamos un poco cojos en ese tema», apuntó Meana. En la actualidad, las familias sierenses suelen acudir a El Salvador, de Oviedo; a Gijón o a Sotrondio.

El expediente del horno crematorio poleso superó ya el plazo de alegaciones, en el que se presentaron siete escritos de vecinos de la zona y el mencionado de los ecologistas. El siguiente paso será la respuesta a esas alegaciones y los preceptivos dictámenes de las consejerías de Sanidad y de Medio Ambiente del Principado.

Meana reconoció, por otro lado, su extrañeza ante la noticia, desvelada por este diario, de que el Ayuntamiento pretendía abrir un período adicional de alegaciones para cuatro centros educativos polesos, que se oponen al proyecto, pero que no tuvieron conocimiento del plazo legal de información pública.

En el momento en que concluya toda la tramitación administrativa y si no se producen nuevos contratiempos, la empresa Funeraria Meana calcula dedicar dos meses a realizar reformas en sus instalaciones, y entre dos y tres meses más, para que el horno crematorio pueda estar operativo. «Si todo va bien, tenerlo para el verano», comenta. El equipamiento tendría un ámbito comarcal y podría dar servicio, además de Siero, a otros concejos limítrofes como Noreña, Sariego o Bimenes.

Compartir:
Valorar este artículo