Actualizado: 15/12/2018
InicioNoticiasLos cementerios municipales de Logroño registraron el pasado año 471 inhumaciones y 905 incineraciones

Los cementerios municipales de Logroño registraron el pasado año 471 inhumaciones y 905 incineraciones

Los cementerios municipales de Logroño registraron el pasado año 471 inhumaciones y 905 incineraciones

Los tres cementerios municipales de Logroño registraron durante el último año un total de 471 inhumaciones de cadáveres: 466 en el de Logroño, 3 en el de Varea y 2 en el del Cortijo. El año anterior se realizaron 489 inhumaciones, 480 en Logroño, 5 en Varea y 4 en el Cortijo.

Las incineraciones de cadáveres durante 2013 han sido 905. Las incineraciones de conjuntos de restos han alcanzado la cifra de 148. Además, desde octubre del año pasado se han realizado un total de 877 movimientos de restos sin incinerar frente a los 821 del año anterior. El número de inhumaciones de cenizas ha sido durante el último año de 394.

Según los datos facilitados por el Consistorio, el Ayuntamiento de Logroño está trabajando en la creación de cuatro nuevos espacios de enterramientos cinerarios en el cementerio municipal que entrarán en servicio en el verano del próximo año.

El objetivo de esta iniciativa es dar respuesta a las necesidades de los ciudadanos ofreciéndoles nuevos espacios para que depositen las cenizas de sus difuntos dentro del cementerio. Estos nuevos espacios se unirán a los columbarios para depositar urnas de cenizas ya existentes en el cementerio municipal, en la actualidad hay 864 columbarios.

El proyecto incluye cuatro espacios distintos situados en dos zonas muy próximas al edificio en el que se realizan las cremaciones. Uno de los espacios corresponde al destinado hasta ahora a los entierros del personal del ejército español. Los restos de los militares enterrados en esta parcela ya se han levantado y trasladado al panteón correspondiente.

ESPACIOS.

Los cuatro espacios definidos para los enterramientos cinerarios son el Jardín de la Memoria, dos espacios simétricos que cuentan con una pirámide de granito negro conmemorativa y en los que podrán verterse las cenizas y colocar placas en memoria del difunto. Las dos pirámides podrán albergar unos 7.200 restos cinerarios cada una.

El Jardín de los Sueños, que consta de cuatro parcelas preparadas para enterrar las cenizas en urnas biodegradables o individuales, asociando a la misma la plantación de un vegetal aromático del tipo lavanda, romero o albahaca. En los zócalos de piedra que las rodean se colocarán las placas conmemorativas y ordenadas según las plantaciones correspondientes y de forma que se identifique claramente los restos del difunto depositado. La capacidad de este espacio es de 1.600 urnas.

El Ámbito cinerario  se trata de dos parcelas con grava de mármol de distintos colores donde poder esparcir las cenizas de manera libre y anónima. Y, por último, el Arboretum del recuerdo, un bosque formado por distintas especies de árboles donde a través de la concesión correspondiente de un árbol, las familias podrán enterrar a sus pies o zona de influencia las cenizas en urnas biodegradables y se podrá singularizar mediante una placa nominal. Se instalarán 140 árboles y a los pies de cada uno se podrán depositar entre 10 y 12 urnas.

Compartir:
Valorar este artículo